Uso de la violencia para conseguir objetivos individuales y grupales

Uso de la violencia para conseguir objetivos individuales y grupales

Photo by Gioele Fazzeri on Unsplash

Puede parecer simple el trabajo que estamos haciendo desde GeoVoluntarios.org, pero si profundizamos un poco en la relevancia que tienen los conceptos de competencia y colaboración en la sociedad actual, veremos con claridad que al fomentar la colaboración desde nuestra Asociación en lugar de la competencia, estamos favoreciendo con nuestras acciones un comportamiento más pacífico, cívico y colaborativo en la sociedad.

Desde mi participación en el programa de TV ‘Sport & Trops’ en el que tuve ocasión de visitar muchos colegios de España y conversar con padres, alumnos, profesores y deportistas sobre la importancia de aplicar los valores del deporte en la educación de los niños, comprendí que la palabra competencia debe ser sinónimo de exigencia individual para conseguir los objetivos individuales y grupales, sin necesidad de agredir, destrozar, humillar o dañar a otros para conseguirlos. No veo necesario eso de vencer al rival, cuando la palabra rival se asocia al prójimo, nuestro verdadero rival es esa versión anterior de nosotros mismos que tenemos que mejorar y actualizar a través del esfuerzo y la superación individual, esos valores son realmente útiles para conseguir nuestros propósitos.

Gracias a uno de mis referentes, Tomás Jofresa, aprendí el significado de la palabra ‘Ubuntu’ y la importancia de utilizar los valores del deporte en la educación infantil para construir una sociedad pacífica, cívica y colaborativa.

Un escritor no conseguirá vender diez mil ejemplares de su libro agrediendo o amenazando a los demás para que lo compren, ¿verdad?
Los lectores deciden comprar el libro de ese escritor a través de una decisión libre que está motivada por el hecho de agradecer y apoyar el esfuerzo que esa persona ha realizado al plasmar sus ideas, historias, teorías y/o reflexiones en las hojas del libro.
Por lo tanto el lector con su compra está haciendo posible que el escritor pueda tener recursos suficientes que le permitan seguir escribiendo nuevas obras. Este es un buen ejemplo de colaboración entre personas, ¿no crees?

Y en este momento pensarás, claro Jorge, pero ese escritor tendrá que competir tarde o temprano contra otros muchos escritores para darse a conocer, seducir y motivar a los lectores si quiere lograr su apoyo a través de la compra/venta del libro. Y más aún si se trata de un escritor novel que no goza de fama alguna, ¿verdad?
Pues no, afortunadamente hay millones de personas en el mundo con recursos suficientes como para comprar los libros de diferentes autores. En el mundo hay muchos lectores a los que el escritor puede llegar a entusiasmar, no hay un único cliente para todos los escritores. Por lo tanto, un escritor no tiene necesidad de agredir, destrozar o humillar al resto de escritores con tal de vender su libro.
Es más, colaborar con otros escritores será más beneficioso para ambos.

¿Y qué ocurre cuando se quieren alcanzar objetivos como grupo?

Desde mi punto de vista, para alcanzar objetivos grupales es imprescindible en primer lugar la colaboración entre los miembros del grupo y que esos miembros se esfuercen de manera individual por aportar al grupo lo mejor de sí mismos. A continuación, luego vendrá la colaboración necesaria con otros grupos y otras personas. Todo dependerá del objetivo que se quiera conseguir, no es lo mismo el trabajo colaborativo necesario de un grupo para desarrollar una app de geolocalización de puntos sucios,  que el esfuerzo colaborativo que requiere construir una ciudad en Marte.
Sea el objetivo que sea, no veo necesario competir de forma agresiva y violenta contra otros grupos con tal de conseguir el objetivo grupal.

Está claro que un grupo de niños que decide robar un patinete eléctrico que no es suyo está eligiendo el camino «fácil» y rápido para conseguir su objetivo. Prefieren robarlo en lugar de poner a trabajar su ingenio y creatividad para conseguirlo de manera legal. Aún así, fijaros que hasta para robarlo han tenido que colaborar entre sí.
Pero el verdadero problema como sociedad vendrá después, si esos niños con el paso del tiempo no aprenden a conseguir sus objetivos de forma legal y colaborativa, tendremos que lamentar sucesos, delitos y crímenes de una gravedad similar o mayor.

Fijaros por ejemplo en lo que ocurrió en la estación Howth Station del tren interurbano de Dublín (Irlanda), cuando el comportamiento amenazante y agresivo de un grupo de chavales provocó la caída a las vías de una chica de 17 años que corría para no perder el tren.

Si nuestro esfuerzo y trabajo desde GeoVoluntarios.org sigue apoyando y fomentando la colaboración pacífica entre personas, conseguiremos hacer realidad los objetivos individuales y grupales de una sociedad con valores beneficiosos para todos.

Gracias a Manuel Durán y a Elisa Huertas por darme motivos para escribir estas letras.

Entradas relacionadas

4 comentarios en «Uso de la violencia para conseguir objetivos individuales y grupales»

  1. Enhorabuena por la iniciativa de GeoVoluntarios! Ojala podais seguir fomentando ls actitudes pacificas y “ubuntu” a mas y mas personas!!!

    1. Muchas gracias Silvia!! Afortunadamente el proyecto está funcionando bien y se está creando una comunidad de buena gente con actitud ubuntu que tiene ganas de ayudar a través del geovoluntariado digital. Aprovecho la ocasión para darte la enhorabuena por la gran labor que estás realizando a través de tu proyecto artepaliativo.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *