Un día un hombre se estaba ahogando en el agua, pasó un barco y le dijo: ¿necesita ayuda?, y el hombre respondió: no gracias, Dios me salvará. Al rato pasó otro barco y le dijo: ¿necesita ayuda?, a lo que el hombre volvió a responder: no gracias, Dios me salvará. El hombre se ahogó y fue al cielo, allí le preguntó a Dios: ¿por qué no me has salvado? Y Dios le contestó: te envié dos barcos.

Un día un hombre se estaba ahogando en el agua, pasó un barco y le dijo: ¿necesita ayuda?, y el hombre respondió: no gracias, Dios me salvará. Al rato pasó otro barco y le dijo: ¿necesita ayuda?, a lo que el hombre volvió a responder: no gracias, Dios me salvará.
El hombre se ahogó y fue al cielo, allí le preguntó a Dios: ¿por qué no me has salvado?
Y Dios le contestó: te envié dos barcos.