La reputación de una marca personal o comercial es como un enorme árbol frondoso y espectacular, tarda muchos años en crecer hasta consolidarse para destacar con su majestuosidad ante el resto y en tan solo cuestión de minutos puede ser derribado y abatido si no se encuentra bien cuidado y protegido.

La reputación de una marca personal o comercial es como un enorme árbol frondoso y espectacular, tarda muchos años en crecer hasta consolidarse para destacar con su majestuosidad ante el resto y en tan solo cuestión de minutos puede ser derribado y abatido si no se encuentra bien cuidado y protegido.