La semilla por si sola no da el fruto, al igual que el éxito no lo aporta una buena idea escrita en una servilleta. Es la tierra, el clima y la sustancia adecuada lo que a través de la semilla alimentará el fruto hasta su madurez, al igual que las personas hábiles y audaces con las herramientas adecuadas, un buen clima laboral y la motivación oportuna, alimentarán la buena idea para convertirla en una realidad de éxito.

La semilla por si sola no da el fruto, al igual que el éxito no lo aporta una buena idea escrita en una servilleta.
Es la tierra, el clima y la sustancia adecuada lo que a través de la semilla alimentará el fruto hasta su madurez, al igual que las personas hábiles y audaces con las herramientas adecuadas, un buen clima laboral y la motivación oportuna, alimentarán la buena idea para convertirla en una realidad de éxito.