Tiempo estimado de lectura: 4 minutos.

¿Qué pasa, que te cae mal una persona de distinta raza a la tuya porque viene de un país diferente, no se parece a ti, no habla tu idioma y no piensa como tú?
Espabila, que no te enteras!! Es lo que le digo a todas las personas que no entienden de qué va esto, porque en la diferencia, la mezcla y la competencia está la esencia para crecer, mejorar y evolucionar.

¿Qué vas a hacer, vas a levantar un muro enorme para crear un lugar donde no pueda entrar nadie de fuera que pueda venir a quitarte el trabajo?, ¿y si alguien de “ese lugar” quiere salir fuera para descubrir qué está pasando más allá de la pared, qué vas a hacer?, ¿le vas a decir que no puede salir, se lo vas a impedir?, ¿le vas a contar otra vez el cuento de que aquí todo es perfecto y que no tiene necesidad de ver con sus propios ojos lo mal que se vive ahí fuera?

Una persona que no respeta los derechos de los demás, no merece tener derechos propios.

El ser humano es curioso e inquieto por necesidad, quiere y debe experimentar todo en primera persona para conocerse mejor a sí mismo, para saber lo que quiere y lo que no quiere, para encontrar a sus semejantes, para aprender a vivir en comunidad, crear vínculos con las personas y con los elementos identitarios de cada lugar, ser uno mismo y estar a gusto de serlo y estarlo, formando parte de la cultura de cada rincón.

Sobre la opinión de aquellos que dicen “es que los que vienen de fuera le quitan el trabajo a los de aquí”.
El que piensa así es porque tiene “mentalidad de pobre” como digo yo, una persona que dice algo así demuestra tener un miedo enorme a lo desconocido. Si tú no te esfuerzas, ni estudias, ni entrenas, ni haces nada, normal que tengas miedo a que venga otro a quitarte el trozo del pastel que crees que mereces por el simple hecho de haber nacido en un determinado lugar.
Pero si te levantas y empiezas a moverte, te darás cuenta de que aquel que compite contigo por conseguir ese puesto de trabajo te está ayudando a crecer y mejorar de la misma forma que tú le estás ayudando a él, porque sin competencia no hay crecimiento ni evolución.
Si esa persona se esfuerza y consigue sus objetivos, no vale echarle en cara que él es el culpable de que tú no lo hayas conseguido. Demuestra ser buen perdedor, estrecha su mano y agradece el aprendizaje recibido. Puede que en la próxima oportunidad seas tú el ganador y entonces, querrás que “el perdedor” se porte igual contigo.

Espabila, que es verdad que nadie quiere irse por necesidad de la tierra donde se ha criado!!

Nadie quiere abandonar su barrio, su gente, su familia, sus amigos, la gastronomía, los olores, los sonidos, la arquitectura, la cultura… todos ellos elementos identitarios que interiorizamos y asociamos a ese lugar. Lo llamamos casa, hogar o “mi tierra”, cuando estamos ahí nos sentimos mejor que en cualquier otro sitio y cuando no estamos allí tarde o temprano nos acordamos de lo bien que se vive allí e incluso presumimos delante de otros e invitamos a la gente a descubrir ese lugar que tanto nos gusta y del que nos sentimos tan orgullosos.
Porque hemos vivido muchas experiencias ahí y de una extraña manera queremos que las personas que nos importan también tengan la suerte de vivir a su manera esas experiencias que a nosotros nos marcaron para siempre.

Y por otra parte, resulta evidente que nadie quiere vivir siempre en el mismo lugar, con la misma gente y viviendo todos los días las mismas experiencias!!

Está en nuestra naturaleza, en nuestros genes, lo llevamos dentro. Somos nómadas, exploradores natos que necesitamos descubrir cosas nuevas todos los días para seguir sintiéndonos ilusionados, motivados, vivos.

¿Te has parado a pensar alguna vez cuáles son los motivos reales por los que esas personas deciden emprender un viaje hacia lo desconocido?

Si nunca lo has hecho, te invito a que dejes a un lado la vergüenza y el miedo, y te encuentres con alguien que haya vivido una experiencia similar. Conversa con él ó ella, hazle preguntas y escucha su historia, tal vez después de esa conversación tu punto de vista sobre las personas migrantes cambie para siempre.

Así lo hice yo cuando presentaba el programa de radio “Felicidad Extrema”,

A través de mi buen amigo Gustavo Gómez, conocí a Augustín Ndour, senegalés nacido en Mbodiène, un pequeño pueblo situado en la costa oeste de Senegal a unos 115 kms al sur de Dakar.

Conversamos aquella tarde frente a los micrófonos de la emisora y no solo comprendí mejor su realidad, sino que aprendí varias lecciones muy valiosas, una de ellas algo que parece obvio pero no lo es:

Hasta que no te pasan las cosas a ti en primera persona no eres consciente de la dimensión de las decisiones que te ves obligado a tomar.

Aquí os dejo el enlace a la entrevista por si queréis escucharla:

Y a raíz de esa entrevista, tuve la suerte de colaborar con el proyecto Teranga Go:

Por mucho que otros te cuenten como es el mundo, hasta que no andes el camino con tus pies y lo veas con tus propios ojos, no lo entenderás.

¿En serio vas a mirar para otro lado o vas a tapar sus ojos con una venda?, ¿cómo vamos a hacer oídos sordos al grito que nos reclama “agua” para calmar esa tremenda sed?

Estamos viviendo una auténtica revolución, una época de cambios perfecta para que las y los valientes le plantemos cara al postureo y a la superficialidad que inunda las redes sociales y los medios, para demostrar que somos originales y auténticos, que no somos felices siendo la copia barata de otra persona. Que todos llevamos arte dentro y somos artistas, cada uno a nuestra manera. El reto y la oportunidad que se nos plantea es como el filo del precipicio que nos pide saltar o echarnos atrás. Tú decides.

Muchas gracias a Brisa Fenoy, Gustavo Gómez, Augustín Ndour y a Pablo Pérez Ortega (Marmaster) por ser la inspiración de estas letras.

Brisa Fenoy

Gustavo Gómez y Augustín Ndour – Teranga Go

Pablo Pérez Ortega (Marmaster)

#BrisaFenoy #Jerico #Marmaster #AugustínNdour #Teranga #Migrantes #NadieQuiereIrse

Author: Jorge Aguilera

"Trabajo con personas que se esfuerzan a diario por construir una sociedad más humana a través de proyectos sostenibles que respiran arte, cultura y naturaleza." Expreso lo que pienso para sentirme libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *