Marc Vidal me bloquea en Linkedin por este comentario sobre Glovo.

El pasado jueves 19/12/2019, Marc Vidal compartía en Linkedin una publicación de Natasha Lomas (@riptari) para TechCrunch comentando la última ronda de inversión de la startup Glovo, a través de la cual se sitúa como startup unicornio.

¿Qué es una startup unicornio?

Es una compañía tecnológica que alcanza un valor de mil millones de dólares en el proceso de vida de la startup antes de cotizar en bolsa. Se le llama unicornio por ser algo extremadamente inusual, algo que parece imposible y que se da en un porcentaje de startups realmente muy bajo.

Este es el comentario que escribí en la publicación de Marc Vidal en Linkedin:

Enlace a la publicación de Marc Vidal en Linkedin.

«Eso está muy bien Marc, pero cada vez que veo por las calles de #Granada repartidores de Glovo, más me reafirmo en que os interesan más los números que las personas.

La gran mayoría de los repartidores no respetan las normas de circulación, muchos no llevan ningún elemento de seguridad personal, otros van escuchando música o hablando por el móvil con los auriculares, etc.

Me encantaría leer una noticia que hable de lo mucho que se preocupa Glovo por sus repartidores, invirtiendo en:

– Jornadas formativas para enseñarles a respetar las normas básicas de circulación.

– Dotando a cada repartidor de un kit para su seguridad personal (casco, gafas, guantes, chaleco reflectante, iluminación delantera y trasera, timbre, etc.)

– Formación en mecánica de la bicicleta para que aprendan a reparar las posibles averías y puedan tener su herramienta de trabajo siempre en perfecto estado.

Soy emprendedor y una de las cosas más valiosas que he aprendido en mis proyectos empresariales, es que si cuidas a tus trabajadores, tus trabajadores cuidarán de tu proyecto / empresa / marca.»

Y esto es lo que me muestra Linkedin ahora si busco a Marc Vidal en el buscador o si escribo la URL de su perfil en la barra de direcciones:

Este es el mensaje que muestra Linkedin cuando un usuario te bloquea

Que Marc Vidal me bloquee en Linkedin me da un poco igual la verdad. Un amigo me escribió para informarme de la repercusión que había tenido mi comentario y lo único incómodo ha sido no poder contestar a las respuestas que mi opinión generó en su publicación.

Por lo visto, no soy el único al que le gustaría que Glovo se preocupara algo más por sus repartidores.

Yo solo puedo opinar por la situación que conozco bien. Soy ciclista y a menudo me encuentro por las calles de Granada con repartidores de Glovo y de otras empresas.

La mayoría son chavales como este que podéis ver en la foto. Utilizan bicicletas muy básicas que ni siquiera son de su talla, y da la sensación de que nadie les ha enseñado a circular respetando las normas o directamente les importa una mierda respetarlas.

Repartidor de Glovo en Granada
Repartidor de Glovo en Granada, hablando por el móvil en plena rotonda

El otro día estuve hablando con un repartidor de Glovo que me contó muchas cosas interesantes sobre su experiencia trabajando para esta startup unicornio en Granada, incluso me mostró en detalle la mochila que utilizan para transportar los pedidos. Mochila que, por cierto, cada repartidor tiene que comprar directamente a Glovo por 60€ para poder empezar a trabajar. A cambio de estos 60€, Glovo les entrega la mochila, un powerbank y un soporte para sujetar el móvil en el manillar de la bicicleta. Si dejas de trabajar para Glovo, al entregar tu mochila la startup te devuelve 50€ en lugar de 60€.

Mochila que utilizan los repartidores de Glovo en Granada
Mochila que utilizan los repartidores de Glovo en Granada

¿Qué le pido a Glovo?

Que aprovechen el día de «formación» en el que explican a los futuros repartidores cómo se trabaja en Glovo y el funcionamiento de la app, para incluir 3 horas básicas de formación:

  • 1 hora de Formación básica en Seguridad Vial.
  • 1 hora de Formación en Normativa vigente de circulación en ciudad para ciclistas.
  • 1 hora de Formación básica en mecánica de la bicicleta.

Este tipo de formación es totalmente viable y se podría llevar a cabo en las propias aulas de las autoescuelas colaboradoras, en el Centro de Educación en Seguridad Vial de Granada (CEV), y/o en cualquiera de los talleres de las Tiendas de bicicletas de Granada que estén interesadas en colaborar.

Hace unos años colaboré con el CEV del Ayuntamiento de Granada para realizar este vídeo sobre consejos de seguridad vial para ciclistas. Es lo más básico que debería conocer cualquier persona antes de subirse a una bicicleta.

También le pido a Glovo que junto con la mochila, el power bank y el adaptador incluyan con coste 0 para el repartidor un Kit básico de elementos para su propia seguridad y salud, compuesto por:

¿Qué me gustaría decirle en persona a los Fundadores y propietarios de Glovo?

Habéis conseguido poner en las calles muchos «falsos ciclistas» que quieren ganar dinero fácil a través de un app, pero que circulan sin respetar la normativa vigente y sin los conocimientos fundamentales en Seguridad Vial y mecánica de la bicicleta.

¿Tan negativa y dañina sería para la marca Glovo una inversión de este tipo en las personas que representan y visibilizan la imagen de la empresa por toda la ciudad a diario? Personalmente, creo que ayudaría mucho a mejorar la reputación actual de la marca.

No voy a entrar en el debate de si deberían estar contratados como trabajadores o seguir como autónomos, porque lo que verdaderamente influye en la salud de las personas es que todo aquel repartidor que se suba a una bicicleta lo haga con unos conocimientos básicos y cumpliendo las normas para protegerse a si mismo y a los demás.

Seguramente si la justicia española dictamina que Glovo tenga que contratar como trabajadores de la empresa a los repartidores que actualmente están de alta como autónomos, la startup se verá obligada a cumplir la normativa vigente en materia de prevención de riesgos laborales y tendrá que formar y equipar dignamente a sus trabajadores.

Lo ideal desde mi punto de vista sería que lo hicieran por voluntad propia en lugar de porque un juez les obligue, pero vuelvo a lo mismo. Hay emprendedores y empresarios cuyo único objetivo es ganar más y más dinero sin preocuparse por las personas que son la cara visible de la empresa frente al consumidor final.

No conozco a Marc Vidal en persona, pero si a algunos de sus compañeros en Conector Barcelona. Les haré llegar estas letras para conocer su punto de vista.

Como dije al final del comentario, soy emprendedor y una de las cosas más valiosas que he aprendido en mis proyectos empresariales, es que si cuidas a tus trabajadores, tus trabajadores cuidarán de tu proyecto / empresa / marca.

En redes sociales, radio, teatro, o televisión pasa tres cuartos de lo mismo, si cuidas a tu público, tu público te defenderá cuando sea necesario.

 

Sobre el post publicado por Natasha Lomas en TechCrunch:

Spain’s Glovo grabs $166M Series E for its ‘deliver anything’ app

Antes de escribir mi comentario en la publicación de Marc Vidal en Linkedin, leí con detenimiento el post publicado por Natasha y otras publicaciones relacionadas:

«Glovo se convierte en ‘unicornio’: la empresa ya vale 1.000 millones»

«Glovo aumenta sus ventas pero dispara las pérdidas»

Conforme leía las distintas publicaciones, varias cosas llamaban mi atención:

1. Glovo emplea actualmente a más de 1.500 trabajadores, pero en esta cifra no están incluidos los miles de «self-employed couriers» (Glovers).

¿Qué es un «self-employed courier»?

Es el término empleado en inglés para referirse a los repartidores autónomos. Se trata de trabajadores por cuenta propia que ofrecen sus servicios a la startup para realizar el trabajo de recoger pedidos en comercios, restaurantes, etc. y entregarlos a los usuarios de la app que realizan el encargo.

En el caso de la startup Glovo, los repartidores que trabajan para la empresa reciben el nombre de ‘Glovers’.

Aquí me surgió la siguiente pregunta:

«¿El modelo de negocio de Glovo y de este tipo de startups sería rentable si tuvieran en plantilla a los miles de «self-employed couriers» que en la actualidad realizan el trabajo de calle?»

2. Glovo utilizará el dinero de la última ronda de inversión para contratar alrededor de 300 desarrolladores a mediados de 2020 y construir un nuevo centro tecnológico en Varsovia. Actualmente tiene contratados 150 desarrolladores en Barcelona.

Con tanta inversión en tecnología y en desarrolladores, me da la sensación de que la única preocupación de los encargados de tomar las decisiones en Glovo es que su app no deje de funcionar nunca y que cada día tenga más y mejores funcionalidades que las de la competencia.

Sobre el nuevo centro tecnológico en Varsovia…

Glovo compró en agosto de 2019 por €35M la plataforma polaca Pizza Portal, operación que firmó con la operadora multimarca de restaurantes-franquicia AmRest.

Google también ha apostado por Polonia con su ‘Google Campus Warsaw’.

Para crecer y conseguir un volumen significativo, las plataformas necesitan atraer un gran volumen de clientes. De ahí que las compañías busquen expandirse internacionalmente.

«Glovo is opening a tech hub in Poland after globbing a local food delivery rival».

«Glovo abrirá un centro tecnológico en Polonia y empleará a 40 personas».

 

Y después de leer toda esa información, ¿por qué decidí escribir el comentario en la publicación de Marc Vidal en Linkedin?

1. Porque en ninguna de las noticias y publicaciones he leído que Glovo esté pensando en destinar parte de la inversión conseguida en formar y equipar a los «Glovers» para que realicen su trabajo mejor y más seguros.

Da la sensación de que están tan centrados en los números y en el crecimiento económico que se están olvidando de lo más importante, las personas.

Estoy convencido de que si el trabajo de los «Glovers» lo pudieran hacer robots, desde Glovo no dudarían ni un solo instante en invertir el dinero que fuese necesario para disponer de su propia flota de robots a la que poder controlar en todo momento sin tener la obligación de pagarles un céntimo.

2. Porque considero que la formación de los «Glovers» que circulan por Granada es insuficiente y muy mejorable.

3. Porque pensaba que Marc Vidal, en lugar de bloquearme, respondería con educación y buenas formas. Mi comentario no es ofensivo, tan solo pone de manifiesto una realidad que cualquier persona que circule a diario por las calles de Granada puede verificar. Pensaba que Marc, al participar asiduamente en debates y mesas de opinión en televisión, aceptaría encantado la ocasión de hacerme ver su postura sobre el tema.

 

Después de todo, algunas ideas absurdas que se me ocurren:

Para los repartidores:

  • Creación de un permiso de circulación específico para repartidores de «última milla».

Toda aquella persona que desee trabajar como repartidor, tendrá que superar una formación básica en normas de circulación, seguridad vial y mecánica antes de salir a la calle con su vehículo o con el que la empresa contratante le facilite. Esa formación estará adaptada para capacitar al repartidor en el uso de los siguientes tipos de vehículos para el desempeño de sus funciones: bicicleta convencional, bicicleta eléctrica, patinete eléctrico y otros vehículos de movilidad personal.

Dicho permiso quedará vinculado al tipo de vehículo que el repartidor utilice para realizar sus funciones. Y servirá para acreditar que el vehículo se encuentra en condiciones óptimas para su utilización.

Si el repartidor no mantiene su vehículo en condiciones óptimas, la policia local sancionará al repartidor y este podrá obtener un 50% de descuento en el caso de que acredite haber resuelto los problemas mecánicos del vehículo.

A día de hoy, los repartidores que no respetan las normas de circulación ni se preocupan por mantener en perfecto estado su vehículo, son un peligro evidente para los demás y para si mismos. Es por ello que considero necesaria la regulación urgente de esta situación.

Para las empresas que necesitan trabajar con repartidores de «última milla»:

  • Las empresas solo podrán contratar a repartidores que tengan vigente dicho permiso.

De este modo, las empresas podrán elegir el tipo de relación laboral que desean tener con sus repartidores, incluyéndolos en su plantilla o subcontratando sus servicios como autónomos.

Para poder trabajar para la empresa, el repartidor deberá tener en vigor dicho permiso de circulación, estar dado de alta en el régimen que le corresponda en la seguridad social y contar un seguro que le ofrezca cobertura tanto a él como a terceros.

 

Muchas gracias por leer el post! Me gustaría conocer tu opinión, utiliza los comentarios para expresarte y compártelo con otras personas si consideras que les puede aportar algo positivo. Gracias! 🙂

Author: Jorge Aguilera

"Trabajo con personas que se esfuerzan a diario por construir una sociedad más humana a través de proyectos sostenibles que respiran arte, cultura y naturaleza." Expreso lo que pienso para sentirme libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *